Una revisión del concepto de intencionalidad en las teorías de acto de habla
Hacia una destitución de la figura del emisor como foco de atención.
versión en pdf
por José Joaquín Atria

Resumen:
Desde la creación de la pragmática como disciplina lingüística, con las teorías de Austin y Searle, se ha supuesto la existencia de una intención comunicativa por parte del emisor, y se le ha dado a esta un sitial de suma importancia. El artículo revisa este concepto de intención de manera suscinta y propone la destitución de la figura del emisor como el elemento fundamental de la comunicación, lugar que será ocupado por el receptor del mensaje. Para esto reflexiona en torno a la inaccesibilidad de las intenciones ajenas y propone que "hay comunicación ahí donde el receptor está dispuesto a encontrarla"(p.3).

Palabras clave:
intención comunicativa, lenguaje, comunicación, Austin, Searle, actos de habla, lingüística, filosofía, crítica

5 Comments:

  1. dacarras said...
    Me parece excelente e articulo, y comparto totalmente la importancia de quien escucha las expresiones en la comunicacion.

    Respecto a las teoria de actos de habla ha sido criticada la formalizacion de Searle, por suponer "intenciones" que cuando son entendidas en terminos de "estados mentales" termina por suponer un modelo representacionalista de la expresion hablada - i.e. por cada expresion, hay un estado mental (intención) lo cual en conjunto produce un "acto de habla".

    De alguna manera, este modelo, en su version de 'intencion = estado mental', no necesariamente supone un "gran aporte" al estudio del uso del lenguaje. De hecho, enloda la dicusion sobre la hipotesis de Sapir & Whorf (¿existe algo asi como un lenguaje propio del pensamiento, diferente y quizas independiente del lenguaje nativo?); entre otras complicaciones. Por otro lado, si el significado se confina a la 'intencionalidad' del hablante - por si solo - alguien estaaría acercando mucho la pragmatica a la Humpty Dumpty theory (yo decido lo que las palabras significan).


    Considerando lo que señalas, uno de los aspectos que entra en juego es precisamente la nocion de intencionalidad. ¿Son estados mentales? ¿Son representaciones previas? ¿Son estados pre inferenciales en la escucha y en la expresion? ¿que es una intencion en el acto ilocutivo? si la intencion supone un estado mental, en la linea de la hipotesis de constancia (Merleau Ponty), se enloda la inclusion de la primera persona en la expresion. Si la intencion, no como estado mental, sino como la estructura basica de la experiencia fenomenica (como algo dirigido hacia), y que en el lenguaje en expresion, no es mas que decir que el hablante habla para decir, expresar (entre otros actos) pero con una direccion, la cosa cambia de tono. Por otro lado, el reconocimiento de esta dimension, no tiene porque opacar, la intencion de quien escucha.


    Además habria de tematizar la idea de "todo hombre es una isla", i.e. la total inaccesibilidad de las "intenciones de los otros", lo que radicalmente nos acerca a un HumtyDumpty speaker/listener (yo decido lo que significa, cuando hablo y/o cuando escucho).

    ¿Que tiene de especial el hablante o quien escucha para entender lo que dicen, si lo que precisamente sabemos, es que ambos estan manejando signos? ¿Que tiene uno que el otro no tenga?

    But if you say: "How am I to know what he means, when I see nothing but the signs he gives?" then I say: "How is he to know what he means, when he has nothing but the signs either?" (504)

    Wittgenstein, Philosophical Investigations


    ¿que es lo que hace que una orden exista? ¿La calidad de ser obdecida, el tono con que se procura, el contexto asimetrico de autoridad en que se profiere?
    Si las ordenes, son ordenes en cuanto sean "obedecidas"; no sería posible - no tendira sentido - las expresiones "niño desobediente" y la desobediencia en general.

    "We shall say that the meaning of a sign 'a' is the effect which it should have, not the effect that it will have. This, of course, is nothing but a contribution to the grammar of the word 'meaning' to prevent it being confounded with that of the word 'effect'. (Waissman, F. 1965, 116).

    Moreover:

    … if a command to do p were only a command to do p in virtue of p being done, it would no longer be the command to do p if it ceased to effect this movement. According to this view, … there would be no such thing as a disobedient child. (Waissman, F. 1965, 116) (Tomasi, 2000)"
    MML said...
    Antes que todo, bienvenido JJ a nuestro equipo de personajes interesados en temas, valga la redundancia, "interesantes".

    Pienso que tu artículo, además de ser muy interesante y claro, pone sobre el tapete una discusión cuya importancia queda clara para cualquiera que haya tenido la suerte (o el suplicio) de leer a Escandell o a los autores relacionados con la pragmalingüística (Austin, Searle y sus compinches). En efecto... ¿Qué hay en el estado mental del emisor que haga que un acto de habla en efecto resulte ser lo que sea en términos pragmáticos? ¿No debiese ser el significado que atribuya el receptor al mensaje lo que dicte cuál sea la naturaleza del mismo y de la respuesta a éste (el acto perlocutivo)? Al parecer, la respuesta a esta segunda pregunta habría de ser afirmativa, en tanto que todo significado deriva necesariamente de signos percibidos por un sujeto, y no por quien los produce.

    Tómese el ejemplo de una pintura abstracta de cualquier artista pseudovanguardista. ¿El significado de las impresiones sobre el lienzo viene dado por la intencion con que el artista trazó la pincelada o por el modo en que ésta es percibida y significada por el espectador? Evidentemente, si el artista escribiese una carta adjunta a su obra explicando el sentido de cada una de sus representaciones dentro del marco, la situación sería más o menos diferente, pero es raro que alguien haga algo así. Es el asiduo a visitar las galerías quien tiene por tarea descifrar qué le dice la pintura, y no el artista quien debe entregar el significado de sus signos apriorísticamente.

    En el caso del lenguaje escrito, por ejemplo, pienso que existe un espacio vacío de significado entre el acto de escribir los signos sobre el papel y el de leer el texto en cuestión. El autor (emisor) del mensaje vierte sobre la hoja una serie de significantes que refieren a significados que evidentemente responden a una cierta intencionalidad de innegable realidad. Pero una vez que el mensaje queda por escrito, todo significado queda suspendido, hasta que por fin un segundo personaje (el lector (receptor) interpreta el mensaje signado atribuyéndo nuevos significados e incluso deduciendo posibles estados de ánimo, intenciones, etc. de quien emitió originalmente el mensaje.

    No es posible negar la intencionalidad del emisor tras los mensajes que éste produce, pero ciertamente, en terminos prácticos, pragmáticos, es el significado otorgado por el receptor del mensaje el que brinda una mayor riqueza analítica al momento de revisar un acto de habla o de lenguajeo.
    dacarras said...
    A Joaquin le habia comentado este articulo, y llego a pensar que relocalizar el foco de atencion en en emisor, o solo en receptor, quizas nos nos lleve a mejor terreno.

    Por un lado tendriamos el extremo del intenionalismo en el significado, esta idea de las Humpty Dumpty theroy (las palabras significan lo que yo quiero que signifiquen); y el interpretativismo radical por el otro lado (sólo yo puedo decir lo que significa, pero es una interpretacion).

    Una de las maneras en que Wittgenstein pone este contrapunto como un evidente absurdo, es preguntandose:

    ¿cómo es que puedo entenderlo [a él] si lo unico que veo son los signos que entrega? Pero ademas, ¿cómo es que el sabe lo que dice, si lo unico que el tambien tiene solo los signos?

    Cuando se realizan estas dos preguntas se desarma esta idea dicotomica del contrapunto. Es el hablante, o es quien escucha el que decide el significado; pero parece ser que no es lo uno ni lo otro.

    Con respecto a la formalizacion de los actos de habla de Searle, no es trivial que en lo "ilocutivo" se opaquen todas los aspectos no verbales del habla. No basta un estado mental para prometer, o dar orden; los hablantes se sirven de contextos, marcadores de contexto, tonos de voz, gesticulacion, etc para expresarse.

    Si bien el hablante no puede decidir a su arbitrio que significan las palabras, si puede reclamar plena autoridad sobre lo que quería decir (y lo que esperaba lograr). Pero no puede reclamar como autoridad unica lo que significan las palabras. Asi mismo, quien escucha (el receptor), tampoco puede reclamar plena autoridad del significado de las palabras; pero esta claro que es la primera autoridad de la comprension de las expresiones (que es lo que entendió).

    Para seguir en esta linea, yo recomendaria 2 articulos:

    Voloshinov, V. N. (1929/1992) Filosofía del lenguaje y Psicología objetiva. En Tatiana Bubnova (Trad.). El marxismo y la filosofía del lenguaje (pp. 51-70). Madrid: Alianza Editorial.


    Cornejo, C. A. (2004) Who Says What the words say? The problem of linguistic meaning in psychology. Theory & Psychology, 14, 5-28

    Uno de estos lo puedo subir en pdf, el otro nunca lo he encontrado en pdf u online; si lo llegase a encontrar lo linkearía.
    jjatria said...
    uf, terriblemente sesudos los comentarios, pero se agradecen de todos modos. al fin y al cabo si quisiera comentarios no sesudos... que hago poniendo cosas aqui. gracias por la bienvenida.

    partamos por mml.

    estoy de acuerdo con todo lo que dices, incluso con lo que dices al final de que no es posible negar la intencionalidad en el autor que escribe un texto, pero mi enfoque es distinto. lo que digo, y donde creo que está la parte fundamental del artículo, es que la intención del autor es - desde el punto de vista de la interpretación y por lo mismo de la asignación de significado - irrelevante.

    y por más que lo pienso, no es ni siquiera un poquito o marginalmente irrelevante. es total y completamente irrelevante. yo no necesito saber qué es lo que quería decir alguien con lo que efectivamente dijo (o escribió) para derivar de eso un significado. de hecho, muchas veces saber, o pretender saber eso, es considerado un problema, un obstáculo a la hora de interpretar (por ejemplo cuando se interpretan poemas o novelas, o cuentos o canciones).

    al fin y al cabo, si leemos un poema que a todas luces para nosotros habla de A, y sale un tipo que dice "es que en verdad verdad el autor quería decir B", tenemos que primero preguntarnos cómo podemos llegar nosotros a saber qué es lo que alguien quería ahcer con lo que hizo. y en segundo lugar, tenemos que preguntarnos si es relevante. al fin y al cabo, es importante que yo haya querido espantar un pajarito cuando lancé la piedra que rompió la ventana? cambia en algún sentido el hecho de que la ventana está rota y de que fui yo el que lo hizo?

    el ejemplo se cae a pedazos si lo soplan muy fuerte eso sí, pero sirve para ilustrar el punto: en el momento en que termino de enunciar una oración o de escribir un texto, o de pintar un cuadro, o de hacer lo que haga, mi producto, mi mensaje, ya no me pertenece. y el significado de él tampoco. de ahí que a veces lo que en un comienzo escribirmos/pintamos/decimos genuinamente, después lo pensamos y nos damos cuenta de que no estamos tan de acuerdo.

    sobre el tema de humpty dumpty, la verdad es que no lo entiendo demasiado. si a lo que apunta es que cuando decimos que el significado de cada palabra surge sólo de mí (yo decido qué significa cada cosa) la comunicación se dificulta o se hace derechamente imposible, bueno... yo diría que es verdad, y que lo interesante de todo este asunto es que a pesar de que hay tantas posibiliaddes de que no nos entendamos, lo hacemos. y si me preguntan yo le tiraría toda la culpa de eso a los sistemas de signos relativamente compartidos (relativmente porque cada palabra, por muy definida que esté, significa algo marginalmente diferente para cada persona) y al genuino interés de la gente en buscarle significado a las cosas incluso si no lo tienen, incluso si son casuales, incluso si no tieen un autor, con o sin intenciones (que son irrelevantes de todos modos, asi que...)
    Anonymous said...
    Saludos, muy interesante el articulo, espero que sigas actualizandolo!

Post a Comment




 

Copyright 2006| Blogger Templates by GeckoandFly modified and converted to Blogger Beta by Blogcrowds.